Más que por la igualdad, tanto los futbolistas como el cuerpo técnico, destacaron el juego desplegado por el equipo, el que le permitió sumar una unidad en un reducto difícil, sabiendo incluso que se hicieron méritos como para traerse el botín completo del norte.

No era sencillo el duelo frente a Coquimbo Unido en su estadio. Los Piratas llegaban como uno de los animadores del torneo de Primera B, realizando una gran campaña, además de un invicto de 10 partidos jugando en el puerto.

Sin embargo, esos pergaminos poco intimidaron a los piducanos, que desde que el árbitro dio por iniciado el compromiso, salieron a atacar, superando a los aurinegros por largos pasajes, trayéndose una igualdad en uno, la que finalizó siendo mezquina para la visita.

Por ello, los protagonistas valoraron el partido que realizaron. Por ejemplo, Fernando Solís, quien ayer fue el entrenador del equipo, ya que Juan José Ribera estaba suspendido, destacó el trabajo realizado por sus dirigidos. “Estuvimos a punto de ganar. Fuimos muy sólidos en defensa, en el primer tiempo los complicamos presionándolos arriba, generándonos muchas opciones de gol, por lo que en líneas generales nos vamos tranquilos, porque este equipo va mejorando con el transcurso de los partidos”, sostuvo.

Sergio Comba, el autor del tanto de los rojinegros, recordó su gol expresando que “fue bien ejecutado, es una responsabilidad patear penales. Mis compañeros y el técnico decidieron que sea yo y por suerte fue para abrir el marcador, aunque ya habíamos anotado un gol legítimo, que el árbitro (Fabián Aracena) lo anuló, lo que nos preocupa, porque no es la primera vez que se equivocan y nos perjudican”.

“Nos merecíamos más –continuó el nueve-, en líneas generales hicimos un muy buen partido”, explicó.

José Barrera, en tanto, comentó el alza del equipo indicando que “estando los jugadores de más experiencia a disposición, el equipo ha subido su nivel, por lo que esperamos seguir en esta senda de conseguir puntos. Ahora viene un rival directo que es Valdivia y si les ganamos les sacaríamos 9 puntos, por lo que buscaremos quedarnos con ese encuentro, con buen fútbol y unión de grupo”.

Para terminar, el arquero del equipo, Jaime Guzmán, adelantó lo que será el próximo partido del rojingero, frente a Valdivia en Talca. “Son todos los rivales complicados, ellos vienen de perder y nosotros nos tenemos que hacer fuertes de local, lo bueno es que venimos agarrado confianza y este empate nos ayudará para ello”, finalizó.

Los comentarios están cerrados.