Invitado al programa radial Fanáticos del Deportes de la Radio Futura, el gerente general del club rojinegro contestó cada una de las interrogantes que le plantearon tanto los periodistas como los hinchas, quienes también tuvieron su espacio de participación a través de las redes sociales.

Haciendo un repaso de lo que fue el año futbolístico, considerando que la semana anterior finalizó el certamen 2016-2017, Martín Iribarne fue claro en señalar que el no haber obtenido el ascenso a la Primera A, fue un objetivo no logrado.

“Estamos en momento de reflexión, terminando un torneo donde no cumplimos el objetivo y estamos viendo qué errores se cometieron, buscando poder volver a la primera división que es donde consideramos que tenemos y queremos estar”, comenzó señalando.

Contestando la pregunta por los refuerzos y próximo cuerpo técnico, el argentino indicó que “estamos tratando de no equivocarnos, de aprovechar este período que va a ser bastante largo –el 28 de julio comienza el torneo de transición de Primera B-, por lo que estamos evaluando los errores cometidos”

Consultado de cuál será la meta a corto plazo, el entrevistado fue claro en indicar que “la idea para este torneo de transición es mantener una base de jugadores que estuvo a la altura este campeonato, para comenzar el proceso que nosotros vemos que comienza a mediados de año y que culmina el 2018. Y lo vemos de 18 meses porque hay un campeonato que dura medio año que entrega un tercio de ascenso y en ese corto período queremos lograr conformar un equipo que tiene que lograr el objetivo al año siguiente”.

Sobre las intenciones que tiene la dirigencia, el encargado de las finanzas de Rangers comentó que “este año se perdieron 270 millones de pesos, lo que deja en claro la intención de la directiva de lograr el ascenso, nadie puede negar que se ha intentado”.

Entrando en la parte futbolística, Iribarne reconoce que la salida de Héctor Almandoz obedeció a cierta ansiedad del club, ya que no se estaba lejos de los punteros, pero que en su reemplazo se trajo a un técnico de categoría como lo es Víctor Rivero, que en su curriculum tenía un ascenso con San Luis y una final con Everton, la que luego le permitió subir a primera al equipo de Viña del Mar.

“Tenemos un complejo de primer nivel”

Al referirse a la gestión de la directiva actual, Iribarne fue enfático en señalar que “hoy tenemos un complejo espectacular, por eso cuando hablan de fracaso tan libremente, se olvidan de que se invirtió en un lugar con gimnasio, cancha, club house y piscina, que otros clubes no tienen. Cuando llegan los jugadores a Rangers no pueden creer lo que tenemos”.

Junto a ello el trasandino dio cuenta del crecimiento que está evidenciando club. “Hoy en día tenemos a más de 130 niños en la escuela de fútbol y 180 en las cadetes, obviamente hay cosas para seguir mejorando, pero vamos en un proceso que evaluamos que va de menos a más”.

También Martín Iribarne comentó que se unió a la mesa directiva José Luis Prieto, lo que es una señal de que en Rangers está constantemente buscando mejorar, aprovechando en este caso la experiencia de un talquino que ha estado por años ligado al fútbol.

Por último el gerente aprovechó el programa radial para explicar que ya no tiene ninguna relación con la administración anterior del club. “Soy un empleado del club. Colaboré en todas las gestiones para que los actuales dueños puedan comprar el club y se me dejó la oportunidad de continuar en mis labores porque confiaron en mí y en mis conocimientos en el manejo de la gestión integral del club y esa es la única vinculación que hay. Es lo mismo que cuando se dice que los Pinis siguen siendo los dueños del club, siendo que ustedes hoy conocen a todos los que actualmente comandan el club, en la Superintendencia de Valores se pueden ver los balances y quiénes son los accionistas”.

Los comentarios están cerrados.