Un gol de camarín de Gustavo Lanaro y otro de Diego Aguirre a mediados del complemento, el torreón privó a Rangers de traerse unidades en su visita al sur, cayendo por dos a cero, en lo que fue una derrota dolorosa que le impide seguir ascendiendo a los piducanos en la tabla de posiciones.

Para este importante compromiso, que marcó la vuelta a las canchas de los rojinegros, luego de un par de semanas sin ver fútbol, Víctor Rivero confió en Luis Aseff; Guillermo Soto, Bruno Romo, Jordano Cisterna, Cristian Arrué; Francisco Bahamondes, José Barrera, Milton Benítez; Sebastián Céspedes, Miguel Orellana y Joaquín Verdugo.

Una vez que el árbitro del compromiso Patricio Blanca dio por iniciado el compromiso, Rangers sufrió un verdadero gol de camarín, ya que antes de que el marcador marcara tres minutos Gustavo Lanaro, aprovechó un centro y abrió la cuenta.

Pese a lo doloroso de comenzar cayendo desde el inicio del partido, los piducanos se supieron reponer anímicamente y desde el tanto del local se adueñaron de las acciones visitando constantemente el arco de Richard Leyton, sobre todo con remates de distancia del paraguayo Milton Benítez.

Con el correr de los minutos, el local se fue acomodando al trámite del compromiso, por lo que se vio un partido muy cerrado, sin espacios, donde los rojinegros pese a intentar lograr el empate, no encontraban vacilaciones en la defensa del torreón que buscaban estirar las cifras por la vía del contragolpe.

Para los segundos 45 minutos, Víctor Rivero ordenó el ingreso del goleador del equipo Sergio Comba, quien entró por José Barrera, buscando aprovechar la capacidad de anotar del trasandino.

Cambio que trajo desde su inicio mucha peligrosidad para el local, ya que con la entrada del 9, la visita comenzó a llevar peligrosidad por ambas bandas, aunque aún faltaba la claridad para llegar a la igualdad de un compromiso que los piducanos dominaban por largos periodos del juego.

Y por si fuera poco, las veces en que los delanteros quedaron en posición de igualar, o Richard Leyton o el horizontal privaron a los rojinegros de lograr la igualdad, que a mediados del complemento merecía largamente.

Y tal como dice el viejo adagio en el fútbol, los goles que no se hacen en un arco, se reciben en otro, ya que a los 26 minutos del segundo tiempo Diego Aguirre con un remate muy ajustado, estableció la segunda cifra del complemento.

Con el equipo golpeado por el marcador adverso, a falta de 15 minutos para el final, el estratega de los piducanos ordenó el ingreso de Guillermo Díaz, quien entró por Cristian Arrué, buscando darle más profundidad a la banda zurda.

Desesperado en búsqueda de la igualdad, Rivero en los 38 del segundo tiempo hizo ingresar a otro delantero, entró Nicolás Medina por Milton Benítez, buscando con dos centrodelanteros lograr acercarse en el marcador.

Sin embargo, la lucha no trajo dividendos, porque pese a que los jugadores jamás dejaron de buscar y pelear para revertir la situación, el no poder aprovechar con goles los mejores momentos del partido, hicieron que el equipo terminara sufriendo una derrota inesperada en el sur de nuestro país.

Este miércoles 15 de marzo a las 18.30 horas, Rangers disputará uno de sus compromisos pendientes, cuando reciba en el Fiscal de Talca a Magallanes, un juego que será muy importante para volver a hacerse fuerte en nuestro estadio Fiscal de Talca.

Los comentarios están cerrados.