El rojinegro perdió en San Carlos de Apoquindo frente a la Universidad Católica por 3 a 1, quedando eliminado de este certamen.

Para el duelo de revancha frente a la UC, Luis Guajardo, buscando remontar el 0-1 con el que finalizó el primer compromiso, envió al terreno de juego a Jaime Guzmán; Fredy Vásquez, Ismael Fuentes, Jorge Sotomayor, Diego García; José Pérez, Mauricio Iturra, Hernán Veras, Nicolás Rivera, Guillermo Díaz y Carlos Soza.

Una vez que el árbitro del partido César Deischler dio por iniciado el cotejo, ambos equipos salieron a buscar el arco rival, aunque en un comienzo fueron los cruzados quienes tuvieron las situaciones más claras de gol obligando a estar muy concentrada a la defensa y a que el arquero piducano, tuviera intervenciones notables.

La primera gran incidencia del partido, fue la apertura de la cuenta. El defensor Diego García en una pelota detenida, aprovechó una distracción de la defensa de la UC y con categoría, abrió el marcador, alimentando la ilusión de los rojinegros, que a esas alturas le hacían un partido de igual a igual a la Universidad Católica.

Con el tanto, el juego fue aún más parejo, e incluso el rojinegro se pudo poner dos a cero con un cabezazo de Soza, que pasó cerca de uno de los postes.

Sin embargo, en cinco minutos los locales dieron vuelta el partido, con tantos de Carlos Espinoza y de Diego Buonanotte, yéndose ambos equipos al entretiempo con un triunfo parcial de 2 a 1 que favorecía a los de Santiago.

En el complemento, Luis Guajardo arriesgó en búsqueda de dar vuelta la llave entrado Sergio Comba por Veras, una modificación que obligó a Soza a recostarse por el costado derecho y dejar al argentino como referente de área.

En el segundo tiempo los locales salieron con todo, visitando la portería de Guzmán en variadas ocasiones, hasta que en el minuto 6, un remate de distancia de Carlos Espinosa puso el 3 a 1 para los franjeados, que a esas alturas, dominaban las acciones.

Poco a poco el juego volvió a ser más parejo, pero como los piducanos carecían de profundidad, se optó por Julio Castro, quien entró por Soza, buscando que el joven le pueda dar una dinámica diferente al equipo, que a esas alturas le costaba mucho hilvanar jugadas de riesgo.

A cinco del final, José Pérez le dejó su lugar a Nicolás Pizarro, con la idea de reforzar la zona de corte de la mitad de cancha, que a esas alturas sufría el desgaste del trámite del partido. Con ese cambio, el equipo volvió a tener aire, haciendo que en los minutos finales exigiera al arquero de la Católica, aunque no le alcanzó para descontar, finalizando el compromiso 3 a 1.

El próximo partido del rojinegro será este domingo 13 de agosto a las 15.30 horas, en Chillán, frente a Ñublense, en un duelo que será válido por la tercera fecha del torneo de Primera B.

Los comentarios están cerrados.