En la jornada 9 del torneo de Transición de la Primera B, Rangers por fin se pudo abrazar, gracias a un merecido triunfo de 2 a 0 frente a Cobresal, con anotaciones de José Pérez y José Barrera.

 Felices se fueron las casi dos mil personas que llegaron hasta el estadio Fiscal. Después de mucho tiempo, por fin el equipo pudo plasmar todo el trabajo de la semana y se quedó con importantes tres puntos que lo alejan de la zona del desceneso en la tabla acumulada.

 Para este importante compromiso, Juan José Ribera, envió a la cancha a Jaime Guzmán; Ismael Fuentes, Jorge Sotomayor, Diego García; Patricio Ramírez, Freddy Vásquez, José Barrera, Guillermo Díaz, José Pérez; Sebastián Céspedes y Sergio Comba.

 Una vez que el árbitro dio el pitazo inicial, de inmediato el rojinegro fue el que tomó la iniciativa, presionando en el campo rival y abriendo el terreno de juego, sobre todo para la banda derecha, donde se generó múltiples situaciones de gol, gracias a los desbordes de Céspedes, pero que no se pudieron capitalizar, ya que la defensa de Cobresal no dio muchos espacios, pese a que los piducanos llegaban con gran volumen al área rival.

 Juego rápido y atildado que no se mermó ni siquiera con la lesion de Freddy Vásquez, que a los 20 minutos del partido le tuvo que dejar su lugar a Cristián Arrué, luego de salir lesionado.

 Para el segundo tiempo, el partido no varió mucho, Rangers siguió atacando teniendo antes de los 10 minutos dos muy calaras, una que Comba no pudo definir, cuando se encontró en posición de gol y otra que Céspedes no pudo cabecear, tras un muy buen centro de Pérez.

Tantas llegadas tenían que tener su premio, hasta que José Pérez capturó un rebote a la entrada del área y envió un bombazo imposible de atajar, abriéndose la cuenta al minuto 16 del complemento.

Con el gol, siguió atacando el rojinegro, teniendo en los pies de Comba una nueva situación clarísima de gol, que el ariete no pudo definir.

Tras aquello, Ribera hizo ingresar a Nino Rojas por el goleador argentino. En su primera jugada, el portaviones del Maule, aguantó de muy buena manera una pelota, jugada que terminó con una falta al borde del area, la que José Barrera definió con maestría, tras lanzar un misil, que se coló en el arco minero, estableciéndose el dos a cero.

Con la ventaja de dos tantos, la visita subió sus líneas y aunque no tuvo situaciones muy claras, comenzó a acercarse a la portería de Guzmán, dejando espacios para el contragolpe, los que fueron desaprovechados por los locales, que en los pies de Nino Rojas, dispusieron de al menos dos situaciones para alargar la ventaja, las que no pudieron definirse.

Al terminar el compromiso, todo fue alegría, los piducanos pudieron desperenderse de la mochila que significa no poder ganar y ahora se enfocan de lleno al compromiso del sábado 07 de octubre, día en que Rangers jugará frente a Coquimbo Unido, en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso.

Los comentarios están cerrados.