YOCELYN BERRÍOS, HACIENDO CAMINO AL ANDAR

 

En un hecho inédito, se suma al staff técnico del club una mujer, es el caso de la flamante nueva entrenadora de la serie sub 19 de la rama femenina de nuestra institución. Debutó con un categórico 3-0 sobre Santa Cruz, pero más allá del triunfo se mostró conforme por la forma, por cuanto busca desarrollar una identidad de juego con buen toque de balón. «Quiero que las personas vean que las niñas saben jugar y que esto no es puro pelotazo», sostiene como ideal.

No es menor la situación, ya que además pasa de ser jugadora a directora técnica, de sus ahora, ex compañeras de camarín.

Hay más…cuando el “deporte rey” no tenía tanta apertura hacia las mujeres jugó con hombres en el campo y en la enseñanza media, mientras que cuando se abrieron puertas debutó junto a Rangers en una competencia oficial. Tiene historia para contar…

Titulada en el Instituto Nacional del Fútbol, INAF comienza una experiencia que espera sirva para desarrollar el fútbol femenino dentro y fuera de la cancha.

El nuevo rol debe compatibilizarlo con sus tareas de madre y profesora de educación física.

Su amor por la actividad viene de hace bastante tiempo, y así comenzó a construir un camino que le ha entregado un desafío importante y que tiene metas en grande.

“Me inicié hace muchos años; empecé jugando en el campo con hombres, pasé por todas las series ahí, luego jugué en la enseñanza media por el Liceo (LAM) y ya el 2009 empecé en Rangers en la sub 17, desde la primera vez, desde el primer partido que Rangers jugó en un campeonato ANFP con damas. Prácticamente estuve en todos los procesos del fútbol femenino, en sub 17 el 2010 salimos campeonas de la categoría, incluso estuve cuando desaparecieron las ramas femenina del club y hasta el día de hoy”.

Más adelante, asegura que sus metas están claras…

“Mis expectativas son dejar huella en todo lo que hago, que sea la puerta para incluir damas en los clubes, igual uno siempre quiere ir escalando, ya sea en series mayores o en varones”, sentencia como metas.

Sucede que la pasión por el balompié es algo que le llegó y marcó su vida, según confiesa.

“El fútbol femenino es muy importante, ya que ha marcado mi vida desde que empecé a jugar, alrededor de los 16 años, decidí ser profesora y hacer de mi vida el fútbol”.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es MG_1247-1024x683.jpg

¿Cómo afronta el desafío de pasar de jugadora a entrenadora?

“En realidad mi idea para este año era solamente jugar o al menos entrenar, ya que en lo personal me gusta mantenerme activa, difícil ya que es un plantel ya armado, donde soy yo la que me debo insertar a ellas”.

¿Cuánto le falta al fútbol femenino nacional para llegar a niveles de jerarquía internacional?

“Falta mucho desarrollo; en primer lugar, desde lo cultural, ya que ni en los colegios es común que las niñas jueguen, de hecho, aún es mal visto. Por otro lado, recién se está empezando a profesionalizar, no existen estructuras pensadas en mujeres ni los espacios. También, siento que son pocos los especialistas en fútbol”.

¿Cuál es el objetivo de su serie en el torneo?
“Objetivo a corto plazo es tener cohesión de equipo y terminar primeras en el grupo, siento que lo demás se irá dando paso a paso”.